Multimedios Genesis Multimedios Genesis

VIVO1

Biofábrica Misiones: un proyecto de biotecnología en la selva

Provincia 21 de abril de 2022 Redaccion Multimedios Genesis Redaccion Multimedios Genesis
IMG-20220420-WA0026

En 2011 inició Biofábrica Misiones SA. Una provincia pequeña que, sin embargo, apostó a la Biotecnología, una de las pocas áreas científico-tecnológicas donde Argentina mantiene su liderazgo en América latina, por sobre naciones como Brasil y México, por caso. 

Con varios jugadores interviniendo, la idea de una sinergia eficaz que produce resultados dignos de destacar fue el eje de este proyecto.

IMG-20220420-WA0022-1024x682

“Sólo el Estado, el conocimiento y el sector privado, en una simbiosis positiva con objetivos muy bien fijados, son capaces de permitirle a una provincia históricamente muy relegada lograr las metas que nos debemos”, fueron las expresiones dichas en aquella ocasión.

¿Qué se buscó? 

Hubo tres objetivos muy claros: investigación, transferencia y líneas productivas.

Biofábrica Misiones SA creció desde el desarrollo de biotecnología y productos biotecnológicos, específicamente en la investigación, desarrollo de conocimiento, conservación y propagación masiva de plantas elite a partir de técnicas biotecnológicas, para la mejora productiva agroindustrial, la conservación o restauración ambiental.

IMG-20220420-WA0024

Así, con un laboratorio destinado a la propagación vegetal por técnicas de cultivo in vitro, cámaras de crecimiento y viveros con tecnología adecuada para la aclimatización y rustificación de los plantines, se dedica a la investigación, producción y comercialización de bienes y servicios a base de procesos biotecnológicos cuyo empleo favorece a la agricultura sustentable. Cuenta con el amparo de la ley del Banco de Germoplasma, una iniciativa del Presidente de la Legislatura Provincial, Carlos Rovira en el 2016 para garantizar el resguardo y posterior clonación vegetal. 

En 2021, por ejemplo, realizaron capacitación a personal del ministerio de Desarrollo Agrario de la provincia de Buenos Aires. Esta transferencia fue justamente en Biotecnología Vegetal. El grupo vino a Posadas y sus participantes iniciaron el entrenamiento intensivo de dos semanas. El acuerdo incluyó un laboratorio portable Phytolab y capacitación en manejo y técnicas de micropagación.

La Biofábrica trabaja también en líneas productivas demandadas por el mercado regional y nacional, que incluyen gramíneas, bulbos y rizomas, forestales, frutales, aromáticas, medicinales, ornamentales y bioinsumos agrícolas.

Hacia fines de 2020, Córdoba y Misiones rubricaron un convenio para provisión de especies de árboles y vegetales para reforestar zonas incendiadas. De esta manera, se produjeron y se entregaron plantines de algarrobo. También se incorporó como cliente la provincia de Santa Fe.

IMG-20220420-WA0025-1024x682

El know how a veces es decisivo para la toma de decisiones.

El caso de Julio Yamada hijo de japoneses que vivieron en la Colonia Luján en el Misiones profundo y que estudiara Agronomía en La Plata es paradigmático. Sus padres se habían dedicado a la citricultura, por lo que su experiencia en flores era nula. Pero arrancó con las flores y ya no dejó más. Terminó llegando a la tierra de sus padres en Misiones y contó con especies provistas por la Biofábrica.

Así se largó a la floricultura. Junto a Yuka Yamada producen en contraestación con Buenos Aires cultivan Lillium y Gerberas. Actualmente con buena demanda local, comercializan la totalidad de su producción en el ámbito provincial.  “Vemos un potencial local y regional. Misiones es fuerte, tiene todos los elementos para competir con otras regiones”, dijeron.

El turno del aceite de cannabis

Uno de los retos más significativos es la producción de aceite de cannabis medicinal. Están trabajando con el apoyo canadiense para el logro de este deseado producto.

La visita de Shlomo Booklin en 2021 pareció confirmar que están en buena senda. A Shlomo lo llaman “maestro cultivador” (master grower) y tiene fundamentos. 

IMG-20220420-WA0023-1024x682

Es un agrónomo que comenzó a trabajar y ya acumula tres décadas de experiencias en el campo del cultivo de cannabis. “En Canadá no tenemos clima adecuado”, admite, “pero a cambio, sí hay plafond para cultivar cannabis tanto para fines medicinales como recreativos”. Y de allí, su especialización en esta área.

Booklin visitó y conoció las instalaciones y las posibilidades tecnológicas que se desarrollan en los laboratorios de vitroplantas en Biofábrica.

“Estoy muy impresionado, están llegando al estándar internacional”, indicó al evaluar lo visto. Comparó con laboratorios de Europa donde “no trabajan mucho con lo que es el cultivo de tejido o micropropagación”, agregó.  

Hay que consignar que Biofábrica cuenta desde hace diez años con certificación de normas ISO 9001 en todos sus procesos, desde la producción a la investigación y desarrollo de productos y servicios biotecnológicos. Este antecedente es importante para implementar y certificar normas GMP exigidas por el mercado europeo, potencial destino de los excedentes de productos de cannabis.

Por ello, es necesario conectar la industria farmacéutica con la producción. “En este momento se nota que no hay una sinergia entre productores y doctores (por los investigadores)”, describió Booklin sobre la cadena del cannabis medicinal a nivel mundial.

Booklin estuvo una semana en las instalaciones de la empresa viendo el comportamiento de las plantas que se encuentran en los viveros, donde se están haciendo las pruebas de variedades. Desde la recepción de las semillas se logró el segundo ciclo de plantas con muy buena respuesta. Al momento se están midiendo y controlando el comportamiento de las plantas a diferentes condiciones de luz, temperaturas, humedad y suelos. 

“Nuestro trabajo como cultivadores es ‘imitar’ a la naturaleza y dar a las plantas la mejor condición para que las mismas alcancen todo su potencial. Sabiendo que la condición ‘natural’ es una parte integral de todo buen cultivador, si no conoces el hábitat natural de la planta ¿cómo podrás ‘imitarla’?”, se preguntó.

“Como dije, el mercado inicial fue inicialmente en un 90 por ciento para flores secas. Ahora ya estamos en 60% para flores secas y 30% o más que usa aceite de cannabis. Es una predicción que indica que, dentro de cinco años, el mercado estará en un 70% de aceite y 20 por ciento en flores”.

Booklin también prevé un crecimiento en la demanda de parches y gotas sublinguales.

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter