Multimedios Genesis Multimedios Genesis

VIVO1

Descubrieron una extraña habilidad de los peces dorados: pueden conducir vehículos

Mundo 13 de enero de 2022 Redaccion Multimedios Genesis Redaccion Multimedios Genesis
304156-whatsapp-20image-202022-01-12-20at-2022-15-04

Los científicos de la Universidad Ben-Gurion del Néguev detallaron que los peces aprendieron a conducir el FOV (vehículo operado por el pez) tanto en el interior como en el exterior para alcanzar un objetivo y ganarse un premio.

Unos investigadores israelíes han estudiado cómo los peces dorados pueden adaptarse a un medio distinto al agua y descubrieron una curiosa habilidad de estos animales: son capaces de conducir un vehículo y de sortear obstáculos. "Esto demuestra que la capacidad de navegación de esta especie por el espacio no está condicionada al medio en el que viven", sostuvieron los investigadores.

Científicos de la Universidad Ben-Gurion del Néguev, en Israel, entrenaron a seis peces de colores para que controlaran una pecera con ruedas. Para ello, diseñaron un vehículo compuesto por un tanque de agua de 1,5 metros de largo, con una cámara situada sobre el tanque y un conjunto de ruedas motorizadas controladas por computadora.

Cuando el pez se dirigía a la parte delantera del acuario, el vehículo avanzaba y cuando el pez se quedaba en la parte trasera, el vehículo permanecía inmóvil, precisaron los investigadores, que publicaron un video de este singular "vehículo controlado por un pez".

Para completar su investigación, los científicos israelíes colocaron un blanco en el exterior del vehículo. Cuando el pez lograba alcanzar el objetivo, recibía en su acuario 0,002 gramos de granulado alimentario como recompensa, precisó el estudio financiado con fondos públicos y que siguió el protocolo local en materia de respeto a los animales.

Después de unos días, el pez logró alcanzar el objetivo sin perderse, "independientemente de su punto de partida" y "evitando callejones sin salida", destacó el estudio, que concluyó que el pez dorado tiene la "capacidad de transferir su representación espacial y sus capacidades de navegación a un entorno terrestre completamente diferente del suyo".

En conclusión, los peces aprendieron a conducir el FOV (vehículo operado por el pez) tanto en el interior como en el exterior para alcanzar un objetivo y ganarse un premio, detalló la investigación publicada en la revista Behavioural Brain Research en la edición de enero.

"Al principio fue muy difícil", precisó Ronen Segev, científico del comportamiento y autor del estudio, que comparó el experimento con un ser humano que aprende a conducir o a andar en bicicleta. “No es una habilidad con la que nacemos, pero tenemos la capacidad cerebral de aprender los muchos pequeños elementos que implican estas tareas inicialmente descomunales. También los peces, como muestra este experimento”, agregó.

El equipo se sorprendió al ver lo rápido que el pez aprendió a conducir el vehículo, completó Matan Samina, coautor del estudio e ingeniero biomédico. Para conducir, el pez necesita la capacidad cognitiva de control motor y también la capacidad de navegar hasta un punto deseado. El pez dorado demostró que tenía ambas cosas. "Esto nos dice que los peces de colores, y quizá otros animales submarinos, pueden percibir el mundo que les rodea de forma similar a los animales terrestres", concluyó Segev.

Te puede interesar

Lo más visto

bernardo-de-irigoyen-3r42rnav29h0-696x369

Demoras de entre cinco y siete horas en el cruce Irigoyen-Cerqueira

Redaccion Multimedios Genesis
General 23 de enero de 2022

Como suele suceder durante el periodo de vacaciones, el punto fronterizo entre Bernardo de Irigoyen y la ciudad brasileña de Dionisio Cerqueira se ha convertido en uno de los pasos terrestres más utilizados por los turistas argentinos así como también de otros países del Mercosur que eligen vacacionar en las playas brasileñas.

103824-whatsapp-20image-202020-09-10-20at-2016-03-45

El gigantesco cráter de 50 metros de profundidad que apareció en Siberia

Redaccion Multimedios Genesis
Mundo 23 de enero de 2022

Un equipo de televisión ruso que volaba sobre la tundra ártica siberiana descubrió un nuevo cráter de 50 metros de profundidad y 20 metros de ancho cerca de los otros 17 que fueron registrados hasta el momento en la región. Los científicos creen que su formación podría estar relacionada con el cambio climático, aunque entre los locales se barajaron todo tipo de hipótesis sobre su existencia.

Newsletter