VIVONUEVO

KinesioEldorado_UGD--2024____1520x200

Análisis periodístico | “Hace días que al violeta lo veo amarillo”

General 26 de noviembre de 2023 Redaccion Multimedios Genesis Redaccion Multimedios Genesis
macri-milei

Macri pintó de amarillo el gabinete de Milei y los que estarían confirmados serían: Bullrich en el ministerio de Seguridad y Caputo en el ministerio de Economía, este último es el responsable de la deuda a 100 años que tomó la Argentina, por eso, por el momento la casta lejos de tener miedo, tiene empleo.

Por Fernando Retamozo

Por otro lado, el presidente electo deberá constituir alianzas de gobernabilidad en el Congreso, que dependerá de la relación con los gobernadores, ya que ellos concentran mayorías en ambas cámaras.

Parece que la elección fue hace meses, pero recién pasó una semana desde que la ciudadanía consagró a Javier Milei como el nuevo presidente de los argentinos y, da la impresión, de que ya se ha consumido buena parte del crédito que tenía y, esto, es gracias a Mauricio Macri, que en menos de siete días ya introdujo en La Libertad Avanza, la interna que rompió a Juntos por el Cambio, mostrando a la sociedad la organización del gabinete como un quirófano a cielo abierto, donde el que poseía el bisturí era justamente él.

En la danza de nombres, Mauricio pintó de amarillo más casilleros y los que estarían confirmados serían Patricia Bullrich en Seguridad y el famoso «Messi de las Finanzas» tal como lo describió Macri durante su gestión y el responsable de la deuda a 100 años que tomó la Argentina, Luis “Toto” Caputo al ministerio de Economía.

Por el momento la casta lejos de tener miedo, tiene empleo. Y para colmo, los liberales que estuvieron desde la primera hora quedaron desplazados, tal es el caso del gurú de la dolarización Emilio Ocampo y el jefe de asesores de su equipo económico, los dos ¡afuera!  

“Una Argentina distinta es imposible con los mismos de siempre”. Como olvidar el mantra que el libertario repitió una y otra vez en campaña, lastimosamente envejeció mal. 

El entrismo macrista a las “fuerzas del cielo”, es una vieja táctica política, que algunos atribuyen a Trotsky y al trotskismo, otros encuentran su nacimiento con Lenin y otros le endilgan a Mao su aplicación. En todo caso, se sintetiza como la penetración por parte de organizaciones de cuadros políticos en partidos de masas, con el fin de redireccionarlos.

Macri el principal responsable del endeudamiento del país, de la fuga de capitales, la escasez de dólares que inició la escalada inflacionaria en 2019 y los problemas en la economía por la obligación de pagarle al FMI, condicionó de entrada al gobierno libertario ocupando zonas estratégicas y exigiendo un ajuste brutal que pagará la sociedad con sangre, sudor y lágrimas y, todo esto, sin poner la cara, ya que su mala imagen no se permitió.

En esta línea, los libertarios tensaron su relación con los cambiemitas debido a que el presidente electo y sus asesores, no accedieron a todos los pedidos del expresidente, ya que se dieron cuenta que estarían colocando a personas claves en lugares estratégicos debido a que “vendrían por los negocios”. 

Ahora bien, en la agenda de los primeros días no se habla de ninguna solución para el votante ni para la economía y, la sociedad, quiere ver señales de cómo va a frenar la inflación y hacer que el país empiece a crecer. 

Muy por el contrario, los anuncios y debates son sobre la extinción de la obra pública, sumado a las dudas sobre el pago del aguinaldo, además de querer vender YPF, una de las pocas empresas estatales que funcionan bien. Una vez privatizada, el combustible tendrá el mismo valor que en otros países, que vale aproximadamente un dólar por litro, hoy estaría cerca de los 1.100 pesos el litro. Ese es el destino también que tendrán otros servicios que se encuentran subsidiados cuando se retire el subsidio, la diferencia que antes cubría el estado, ahora saldrá del bolsillo de los argentinos.

En todo ese escenario, no es de menor importancia, que el presidente electo guarda una preciada relación con el Frente Renovador de la Concordia y, es una carta que va a jugar a la hora de necesitar votos de las provincias para sancionar leyes que impulse durante su gobierno.

Por ello, la clave de los primeros pasos de Milei, será constituir alianzas de gobernabilidad en el Congreso, siendo clave el nombramiento del jefe de diputados, hoy suenan Randazzo o Ritondo y, además, dependerá de la relación con los gobernadores, ya que ellos concentran mayorías en ambas cámaras parlamentarias y tendrán herramientas institucionales para acompañar o discrepar las decisiones que se tomen, adelantando desde ya que no acompañarán el ajuste sin anestesia que reclama Macri.

A partir del 10 de diciembre el “misionerismo” poseerá dos senadores y cuatro diputados, en el ámbito nacional, que serán fundamentales para defender los intereses de los misioneros.

Mientras tanto, los gobiernos provinciales quedan expectantes de lo que se vendrá, esperando que el presidente electo empiece a dar respuestas.

La sociedad diferencia lo nacional de lo provincial

A nivel provincial, la sociedad eligió a la Renovación para gobernar, mientras que a nivel nacional eligió a Milei.

En este marco, los dirigentes misioneros de Juntos por el Cambio, cansados de perder, salieron a festejar un triunfo ajeno, que no les corresponde, porque la gente votó solamente a Milei, ya que en el cuarto oscuro no había dirigentes provinciales en las boletas y, cuando se compitió provincialmente, la gente no los escogió.

Ninguna provincia tiene un gobernador liberal, ya que el cambio que decidió la gente fue nacional.

Te puede interesar
Lo más visto